• Félix Rivera Torres

Los Baños de Florecimiento


Desde tiempos ancestrales el hombre ha comprendido que vive en una dualidad Materia y Energía o Cuerpo y Espíritu. Es decir no somos solo materia, nos regimos por una energía que denominamos cuerpo espiritual, allí queda definido nuestro carácter, nuestras preferencias y los recuerdos que conformarán nuestra experiencia de vida y que determinen nuestra conducta. Y el paso constante de diversos eventos positivos y negativos en nuestro día a día define nuestros niveles energéticos.


Nuestro estado de ánimo dependerá de cuan bien nos trata la vida y este puede cambiar de sol a sol. Hasta aquí muchos dirán, que depende del tipo de alimentación, actividad y el entorno. Eso es cierto, pero nadie puede negar que una persona deprimida no asimila lo que come y que esto merma las defensas y la condición física. Además esta condición puede también variar si albergamos odio, rencor o somos víctimas de algún influjo negativo por parte de un tercero que nos detesta o acosa.


En la búsqueda de retroalimentar nuestra energía espiritual, son muchísimas las culturas en el mundo que usan desde hace siglos diversas mezclas y combinaciones de hierbas y plantas medicinales. Estas fórmulas de uso externo se denominan baños y baldeos.


"Baño es rociar la pócima en todo el cuerpo, el baldeo es administrarla con un tazón. Al menos 7 litros"

El principio que sustenta su uso es:

  • Las plantas son seres vivos, incapaces de sentir odio, una planta está viva, pero no te odia aunque la pises, la podes o te la comas.

  • Cuando uno absorbe el influjo curativo de las plantas: Flores, frutos, hojas, ramas, raíces y cortezas uno se carga de energía positiva

  • Esta cancela la vibración negativa humana, odio, ira, rabia, impotencia (para resolver los problemas sexuales, cuando el libido se inhibe por stress) pena, desilusión, etc”.


Para obtener su carga energética, hay que poner los elementos en cocimiento, siendo algunos mejores secos y otros frescos. Así como los aceites florales y de maderas en extracto concentrado. La fórmula debe ser armónica y aplicada a una temperatura agradable, ligeramente caliente para lograr la apertura de los poros y devolver así la respiración cutánea.


Una vez recibido el baño de florecimiento, la persona no deberá enjuagarse al menos en las próximas doce horas para lograr así el mayor beneficio. Su postura deberá ser erguida para cargar adecuadamente los chakras, ya que si baja la cabeza no logrará florecer, el primero: la coronilla.


Los mejores productos, son aquellos con los que el sujeto de la limpia tiene afinidad. Es muy importante conocer las propiedades de cada elemento. Ahora comiencen a ensayar sus propias fórmulas.


Un dato útil es usar cítricos, esencias florales, eucalipto, salvia, tusilago, maderas como sándalo, pachulí, ylang-ylang, etc.

Próximamente compartiré con ustedes algunas de mis mejores fórmulas, para olvidar, para florecer, para recuperar la alegría, contra la depresión, para el stress, para aumentar el magnetismo personal, para la fortuna y contra la envidia.


Atentamente

Dr. Félix Rivera Torres

Director de Contacto Esotérico

contactoesoterico.com

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

La Maldad